Conocer correctamente el tipo de piel que tenemos nos permite darle los cuidados necesarios para mantenerla sana y bonita.

Cada tipo de piel tiene sus propias características y en ocasiones puede variar según la época el año o la edad.

¿Quieres aprender a reconocer cada tipo de piel? Aquí van algunas pinceladas:

 

Conoce si tu Piel es normal

Es una piel suave, elástica, con los poros pequeños y un tono un tanto rosado. Los que pertenecen a este grupo están de enhorabuena, ya que es una piel que no suele dar problemas, pero no es una piel muy habitual, ya que es muy raro encontrar pieles que no tengan algún tipo de carencia o problema. Pero como "las meigas, haberlas haylas".

Pero si quieres mantener su aspecto saludable, también debes seguir una serie de cuidados como es una continua hidratación de ésta con productos acordes a las necesidades de su edad, como cremas faciales de aloe vera.

Una exfoliación quincenal, te ayudará a mantener la suavidad de su tacto y eliminará las impurezas y células muertas de ésta.

 

¿Cómo saber si tienes piel seca?

Son piel cuyo tacto es algo áspero, el poro lo tienen muy cerrado y visiblemente se ve una piel muy bonita, pero tiende a estar tirantes, ya que tienen, sobretodo, una carencia de lípidos, aunque también pueden necesitar hidratación. Debido a esta sequedad, en ocasiones, pueden picar y notan mucho los cambios medioambientales y a las temperaturas.

Los grandes aliados de estas pieles son, sin duda los aceites vegetales corporales. Ellos te ayudarán a restablecer el nivel de lípidos que tu piel necesita.

Una exfoliación semanal haciendote un peelling facial, te ayudará a eliminar células muertas y a suavizar su aspereza.

Son pieles muy bonitas, peeero envejecen más temprano que otro tipo de pieles, así que tendremos que cuidarlas con tratamientos antiedad como un buen sérum reafirmante.

 

Conoce si tienes Piel grasa

La piel grasa es una de las que más cuidados necesita. Es una piel con una secreción excesiva de grasa en la que es muy común que aparezcan granitos y espinillas debido a una acumulación de ésta. Los poros están muy abiertos y el aspecto es brillante pero, aunque son pieles que pueden ser visiblemente menos bonitas que las secas, hay una buena noticia para ellas, envejecen más tarde.

En este tipo de pieles hay que extremar las medidas de higiene para que la grasa no se enquiste y se pueda infectar formando granos que pueden llegar a ser muy molestos y dolorosos. Por eso, realizaremos una exhaustiva limpieza diaria con un gel, jabón, mousse o limpiador específico de pieles grasas.

La exfoliación mecánica, peeling para pieles mixtas o grasas, sólo debe realizarse en caso de que no existan muchos granos, ya que en este caso podría extenderse la infección y agravar el problema.

Es importante utilizar una crema facial, para pieles mixtas o grasas, que regule el exceso de grasa y que al mismo tiempo la hidrate, ya que también pueden tener carencia de agua.

Una higiene facial, mediante tratamientos faciales, en un centro especializado también es muy recomendable para que las impurezas no deriven en infección y para regular el exceso de grasa.

 

¿Cómo saber si tienes piel mixta?

Como su propio nombre indica es una combinación de las 2 anteriores. Suele ser grasa en la zona T (frente, nariz y barbilla) y seca en la zona de las mejillas.

En la zona T aparecen con frecuencia brillos e impurezas y sin embargo, la zona de mejillas puede estar tirante.

Encontrar el equilibrio es fundamental. Lo ideal es utilizar cremas con texturas fluidas o en gel, pero que sean hidratantes y que no aporte grasa, como con un gel dinamizante.

Puedes hacerte semanalmente un tratamiento multimasking en el que utilizas dos mascarillas distintas, de arcilla por ejemplo, aplicando arcilla verde en la zona T y arcilla blanca en el resto.

 

¿Cómo saber si tu Piel es sensible?

La piel sensible es la más delicada de todas, con tendencia al enrojecimiento fácil y al picor. Son muy sensibles a los cosméticos, tolerando sólo aquellos que son muy suaves y reaccionan con facilidad a las inclemencias del tiempo y a las temperaturas. A menudo sienten tirantez y escozor, por eso, requieren de unos cuidados especiales.

Pero la piel sensible no es en sí misma un tipo de piel, ya que tanto las secas, mixtas o grasas pueden ser, a su vez, sensibles. Así que lo ideal para cuidar este tipo de piel es utilizar productos de cosmética natural, ya que son más suaves con la piel. Podemos combinar cremas y serums, uno para tratar las pieles sensibles y el otro para tratar nuestro tipo de piel. Siempre elegiremos el serum para tratar aquello que más nos preocupa, ya que es el producto que más principio activo contiene, y la crema para complementar.

Con la exfoliación tendremos mucho cuidado ya que puede dejarnos la piel sensibilizada. Utilizaremos siempre exfoliantes con un granulado fino.

 

¿Qué tipo de piel tienes?

Ya tienes las claves para saber cuál es tu tipo de piel y qué productos utilizar para su cuidado. Si todavía tienes dudas, no dudes en consultarnos.