• 976 09 81 82
  • Contacto
  • Envío en 48/72 horas. Gratis en pedidos superiores a 60 €
Black Friday

Los jabones naturales están indicados para el aseo  y cuidado de todo tipo de piel, incluso las sensibles o estropeadas.

El jabón es el resultado de la reacción química entre un álcali (hidróxido de sodio o de potasio) y un ácido graso (por ej. aceite de oliva, aceite de coco, etc…); esta reacción se denomina saponificación. Es soluble en agua y, por sus propiedades detergentes, sirve para limpiar.

Los jabones naturales están elaborados de tal forma que mantiene toda la glicerina, que da mayor poder limpiador al jabón y que es muy beneficiosa para la piel sensible y seca por su alto poder hidratante.  Además, no contienen fragancias artificiales ni los ingredientes tóxicos, propios de los jabones industriales, para producir más espuma, que irritan y resecan la piel.

En cambio contienen extractos de hierbas, aceites esenciales, esencias florales y frutales y aceites vegetales  que aportan múltiples beneficios a nuestra piel con propiedades astringentes, purificantes, exfoliantes, hidratantes, etc.

Ingredientes como el aloe vera o la caléndula son muy utilizados para calmar pieles sensibles. El aceite de Argán o la manteca de Karité nos proporcionan efectos hidratantes, nutrientes y antiedad. El barro del Mar Muerto nos confiere propiedades desintoxicantes y el Arbol del Té es idóneo para tratar pieles acnéicas. Podemos encontrar un sinfín de ingredientes naturales que acompañan a los jabones naturales, convirtiendo a éstos en una opción ideal para la higiene y cuidado diario de nuestra piel.

Además, este tipo de jabones están libres de ingredientes tóxicos como son los parabenos, conservantes que actúan como bactericidas y fungicidas cuya toxicidad está avalada por estudios científicos o BHT, derivado del petróleo usado como conservante para evitar el enraizamiento de las grasas, utilizado en muchos jabones.